El monasterio cisterciense de Santes Creus

6/16/2013 Beldz 6 Comments


El pasado mes de abril fuimos a visitar el monasterio cisterciense de Santes Creus, situado en la comarca catalana de l'Alt Camp. Junto con los monasterios de Poblet y Vallbona de les Monges, constituye la Ruta del Císter, un recorrido artístico y cultural de gran interés. Santes Creus es el único monasterio de la ruta en el que no existe vida monástica y es uno de los conjuntos cistercienses mejor conservados.

La Orden del Císter tiene su origen en el año 1098, cuando Roberto de Molesmes fundó la abadía de Cîteaux, en la región de la Borgoña. Era una orden monástica reformada: promovía el retorno a la pureza de la regla benedictina. Por aquel entonces, los monasterios benedictinos, como Cluny, se habían corrompido por el exceso de lujo. Los cistercienses rechazaron el fausto y fomentaron la construcción de iglesias sin decoración, austeras. Los monjes, vestidos con túnica blanca y escapulario negro, siguieron la estricta observancia del ora et labora. De Cîteaux surgieron abadías filiales: La Ferté, Pontigny, Clairvaux y Morimond. Y de éstas, nacieron muchas más que se fueron expandiendo por el territorio. Santes Creus es hijo del monasterio francés de la Grand Selva, filial de Clairvaux. Fundado en el año 1168, obtuvo protección y patrocinio real: Pedro III de Aragón prefirió ser enterrado en su iglesia, en un rico mausoleo ubicado en el crucero, y también su hijo, el rey Jaume el Just y su esposa, Blanca de Anjou.

Santes Creus es un monasterio de visita imprescindible. Para conocerlo un poco mejor, acompañaré mis fotografías con la explicación proporcionada en el catálogo informativo. Si alguna vez venís de viaje por esta región, ¡no olvidéis visitarlo!


Fachada de la iglesia
Siglos XII-XIV

En la fachada se advierten tres etapas constructivas o momentos históricos: en primer lugar, la portalada y las ventanas laterales de arco de medio punto pertenecientes al románico; después, el ventanal gótico con vitrales de la nave central; y, finalmente, las almenas construidas cuando, hacia el año 1376, Pedro el Ceremonioso, ordenó la fortificación del monasterio. La portalada está decorada con arquivoltas y los capiteles están ornados con motivos zoológicos y vegetales. A ambos lados, unas columnillas molduradas y adosadas a la fachada se han interpretado como los restos de un posible nártex o pórtico destinado a cubrir la entrada en la iglesia.
























Claustro
Siglo XIV

Su construcción se inició en el año 1313 bajo el patrocinio del rey Jaume el Just y de la reina Blanca de Anjou. La evolución de la obra se vio favorecida por la llegada, en el año 1331, del maestro de obras y escultor Reinard des Fonoll, que dirigió los trabajos de construcción durante unos años y participó en la realización de los motivos escultóricos de los capiteles. En 1341, el abad Francesc Miró (1335- 1347) dio la obra por finalizada y procedió a su bendición. El claustro es de estilo gótico, muy rico en decoración y, por lo tanto, se aleja de los preceptos de sencillez y austeridad propios de los monjes cistercienses. Las galerías están cubiertas con bóvedas de crucería y los ventanales de arcos ojivales se llenaron de magníficas tracerías. La descripción de las imágenes de los capiteles o la explicación de su simbolismo serían tarea demasiado larga y compleja; aún así, hay que valorar la calidad artística y la amplia variedad de los motivos representados: seres fantásticos o mitológicos, motivos zoomórficos, escenas bíblicas, elementos heráldicos y todo un abanico de personajes diversos. Fruto de los vínculos y los privilegios establecidos con amplios sectores de la nobleza catalana, el espacio se convirtió en una necrópolis nobiliaria. 




Sala capitular
Siglo XII

Aquí los monjes, que se sientan alrededor de la sala en los peldaños adosados a las paredes, se reúnen con el abad para la lectura diaria de un capítulo de la Regla de San Benito. Es una de las estancias monásticas más importantes y más logradas a nivel arquitectónico. Cuenta con una planta cuadrangular y una cubierta de bóvedas de arista. Los nervios de los arcos confluyen en cuatro columnas centrales de piedra que reproducen con fidelidad una palmera: la columna sería el tronco del árbol; y los nervios, sus hojas. Austeridad, sencillez y equilibrio son adjetivos adecuados para esta dependencia.























Claustro posterior
Siglos XIII-XVII

Su construcción aún plantea algunos interrogantes históricos y arquitectónicos. La planta es trapezoidal y está cerrada por una serie de arcos apuntados de factura arcaizante. Las aberturas en forma de ventanales o de grandes ojos de buey son testimonio de la existencia de un piso superior. El claustro cuenta con un patio ornado con un surtidor central y ocho altos cipreses. Este proyecto de ajardinamiento fue elaborado por el arquitecto Jeroni Martorell en época de la Mancomunitat. La combinación de elementos arquitectónicos y ambientales origina un espacio para el recogimiento y la reflexión y, a la vez, rezuma serenidad y quietud.























Palacio Real
Siglos XIII-XVI

La construcción se inició por iniciativa del rey Pedro III de Aragón  pero la finalización  de la edificación –fechada en el año 1310– y su enriquecimiento estuvieron a cargo de Jaume el Just y Blanca de Anjou. Finalmente, en la época de Pedro el Ceremonioso se inician una serie de intervenciones y ampliaciones, de la mano de algunos abades, con el objetivo de transformar la residencia en palacio abacial. Su estructura es la propia de los palacios de la época medieval pertenecientes al gótico civil catalán; es decir, un patio a cielo abierto, una escalera de acceso y una galería superior con las estancias articuladas a su alrededor. La galería presenta una serie de arcadas sostenidas por esbeltas columnas y en el techo aún se puede ver un artesonado decorado con policromía. La barandilla de piedra de la escalera tiene en los dos extremos decoración figurativa consistente en representaciones animales; y la columna de pórfido integrada en esta composición, una pieza exótica y lujosa, manifiesta el contraste entre la austeridad monacal y la exuberancia real.


Estancias primitivas
Siglos XII-XVII

Conjunto de restos constituidos por diferentes arcos de piedra y por testimonios en alzado de antiguas paredes que correspondían, probablemente, a las dependencias monásticas necesarias para establecer el asentamiento de los primeros monjes procedentes de Valldaura. Entre los restos se encuentra un monolito conmemorativo dedicado a fray Guillem Mestres, monje de Santes Creus nombrado, después de la exclaustración de 1835, vicario de la parroquia de Santa Llúcia. El fraile se convirtió en custodio y defensor de la integridad del monumento y se le recuerda como el primer restaurador del monasterio.























Capilla de la Trinidad
Siglo XII

Erigida para acoger las plegarias y los oficios religiosos durante los años iniciales de establecimiento en Santes Creus, con los siglos se convirtió en la capilla de la enfermería nueva. Es una iglesia de dimensiones reducidas, con una planta rectangular sin ábside y cubierta por una bóveda de cañón ligeramente apuntada. La abertura a levante y a poniente de las dos ventanas de arco de medio punto, así como la orientación del templo –de este a oeste– garantizan que la luz solar se aproveche al máximo. La capilla coincide con la tipología propia de muchas iglesias de finales del siglo XII. En la cabecera se colocó la talla de madera de un Santo Cristo Crucificado elaborada en el siglo XV.


Dormitorio
Siglos XII-XIII

Es una sala espaciosa –de 46 m de largo por 11 de ancho– y transcurre por encima de la sala capitular, del locutorio y del escritorio. La edificación se inició en 1191 y finalizó en 1225. La solución adoptada para cubrir la estancia, una cubierta de doble vertiente o a dos aguas sostenida por once arcos de piedra diafragmáticos, destaca por su alto valor arquitectónico. Los arcos diafragma, ligeramente apuntados, descansan sobre las gruesas paredes y sobre unas ménsulas piramidales con decoraciones vegetales. El resultado es una dependencia sin columnas ni pilares y, por lo tanto, de gran amplitud. Esta tipología arquitectónica fue aprovechada por la propia orden –por ejemplo, en el dormitorio de Poblet–, por las órdenes mendicantes –en la iglesia de Sant Francesc de Montblanc–, y en muchas otras construcciones civiles. Los monjes dormían en comunidad, vestidos, sobre lecho de paja y en una misma dependencia. Con el paso del tiempo se toleraron las celdas individuales y aparecieron las primeras camas con jergón de paja.

Cabecera
Siglos XII-XIII

La iglesia mayor presenta una cabecera con una pared plana y un conjunto constituido, de forma sencilla, por un gran rosetón y tres ventanales alargados de arco de medio punto. Las aberturas aseguraban la iluminación interior del edificio y, al mismo tiempo, también tenían un simbolismo evidente relacionado con el misterio de la Santísima Trinidad: Dios, una sola naturaleza, representado por el rosetón; y la Trinidad –Padre, Hijo y Espíritu Santo–, por las tres ventanas. El rosetón, que ha sido fechado alrededor del año 1193, cuenta con dieciséis lóbulos y está cerrado por un ajedrezado. En 1992 la iglesia fue restaurada y conserva buena parte de sus vitrales originales, hoy considerados de los más antiguos del tipo cisterciense.

El cementerio será un reflejo de la austeridad, la humildad y la sencillez propias de la reforma monástica cisterciense, así como de la funcionalidad o del sentido económico de sus realizaciones. La muerte se entendía como un tránsito y un momento solemne para la comunidad. Cuando se producía una defunción, se desnudaba y lavaba al monje fallecido y se lo volvía a vestir con el hábito. Después de su traslado a la iglesia y de la vigilia, se oficiaban las exequias por su alma y, sin ataúd, se lo enterraba en el cementerio. En este espacio sólo ha perdurado el sentido o el espíritu original del Císter. Una gran cruz de piedra es el único símbolo necesario para acoger a todos.























Iglesia
Siglos XII-XIV

La iglesia abacial es de ábside truncado y reproduce fielmente el plano bernardino. Tiene una gran capilla central de planta cuadrangular y dos capillitas más pequeñas a cada lado. En su interior hay diversos retablos elaborados a lo largo del siglo XVIII. El más valorado artísticamente es el retablo mayor, obra de Josep Tramulles, esculpido y decorado entre 1647 y 1679. Este retablo barroco sustituye al anterior, de estilo gótico, trabajado por Lluís Borrassà. En los años iniciales, la cabecera estaba presidida por el espléndido rosetón, arriba de todo, y los tres ventanales debajo. El evidente simbolismo de la composición y de la luz a través de los vitrales bastaba para llenar la iglesia y el espíritu de la comunidad. En el rosetón y las ventanas de la zona norte de la nave transversal se conservan vitrales elaborados a principios del siglo XIII y considerados uno de los pocos conjuntos de vidrio cisterciense que se conservan en Europa.

Las obras de la iglesia mayor del monasterio se iniciaron en el año 1174, con el abad Pere de Santes Creus, y se la abrió al culto –consagrándola, como era habitual en el Císter, a la Virgen María– en 1211, bajo el abadiato de Bernat de Àger. En 1225 se habían erigido los tres primeros tramos; aún así, no se terminó definitivamente hasta el año 1411. La iglesia tiene planta de cruz latina con tres naves separadas por sólidos pilares que se encargan de soportar, con la ayuda de los gruesos muros del edificio, un techo de bóvedas de crucería y anchos arcos fajones ligeramente apuntados que se integran en los pilares de la nave central a través de una solución arquitectónica original y austera: una especie de rollos o ménsulas acanalados. La monumentalidad de la construcción contrasta con su falta de decoración escultórica. El gran ventanal gótico de la fachada, elaborado alrededor del año 1300 y con vitrales ricamente policromados, es la única licencia decorativa en la extraordinaria austeridad del templo.



Séptimo aniversario

6/09/2013 Beldz 7 Comments


El pasado 27 de mayo este blog cumplió siete años. ¡Se me olvidó completamente! Esto me pasa por no apuntarme las cosas. Así que, como es tradición, quiero hacer un pequeño comentario, o valoración, sobre el rumbo que ha ido tomando el blog durante todos estos años. Como siempre digo, ni me imaginaba que pudiera mantenerlo durante tanto tiempo. Es cierto que no actualizo tanto como me gustaría, pero sí que lo he hecho regularmente. Nunca lo he abandonado. Y eso es porque me he sentido, y continuo sintiéndome, a gusto con lo que hago. Siempre he considerado este espacio como un lugar en el que transmitir lo que voy aprendiendo por el camino. Es un lugar que evoluciona conmigo. Eso sí, siempre ha girado entorno a una misma temática: el arte (entendiendo como arte la pintura, la escultura, la arquitectura, el cine, la música, la literatura...). Y me he ido centrando, cada vez más, en la Edad Media y el siglo XIX, que es lo que realmente me gusta.

No soy demasiado buena haciendo discursos, como podéis ver. A veces me cuesta expresar en palabras lo que verdaderamente siento. Quizá sea por eso que siempre me retraso tanto en elaborar alguno de mis artículos o reseñas literarias (y, como consecuencia, tardo más en actualizar). Me lo pienso más de tres veces, busco sinónimos, releo contínuamente lo que he escrito... En fin, que sólo me queda dar las gracias a todos los que me habéis seguido desde el primer día, a los que os habéis incorporado con el paso del tiempo y a los que me habéis conocido hace poco. Espero que hayáis encontrado aquí un lugar agradable. ¡Muchas gracias!

Aprovecho para comentaros que podéis encontrarme en Twitter. Allí también comparto, entre otras cosas, las pinturas que me gustan, comento los libros que leo, o doy una pequeñísima opinión de las películas y series que voy viendo. Y esta vez, para terminar, os dejo con una pintura de Ramon Casas con la que me siento muy identificada:

Ramon Casas
Julia en el claustro del monasterio de Sant Benet (1925)
[Colección particular]

Películas y series: un repaso por mi filmografía (3)

6/08/2013 Beldz 8 Comments


Ya han pasado más de dos meses desde mi última recopilación de películas y series. En estos dos meses, no he visto tanto como me hubiera gustado; pero buena parte de lo que he visto, sobre todo de películas, me ha parecido extraordinario. Como siempre, las fichas las he extraído de IMDb y de Filmaffinity.



No puedo dejar pasar la oportunidad de comentar las tres películas que he puntuado con un 10. No suele ser habitual dar esa puntuación tan elevada, y menos en tres películas que vi de manera consecutiva. Imaginaos mi entusiasmo. Además, puedo decir, sin duda, que han pasado a formar parte de mi altar particular de cine de autor.

La primera es Cinema Paradiso, dirigida por Giuseppe Tornatore, una película que nos devuelve a la inocencia de nuestra infancia. Emotiva, tierna, nostálgica, delicada y apasionada. Un triunfo cinematográfico.

Las otras dos forman parte de un ciclo dirigido por Claude Berri basado en la novela de Marcel Pagnol, L'Eau des collines -un díptico que comprende Jean de Florette y Manon des sources-. Protagonizadas por Yves Montand, Gérard Depardieu, Daniel Auteuil y Emmanuelle Béart, se ambientan en la Provenza francesa, un lugar idílico en el que surgen las bajezas humanas: la envidia, el rencor, la venganza... Pero también el amor, la esperanza y la bondad. Impecable.

También me gustaría recomendar, para los interesados en la historia italiana de principios del siglo XX, Novecento, de Bernardo Bertolucci. Un clásico de larguísima duración, muy bien documentada e interpretada. 
 
Martha conoce a Frank, Daniel & Laurence (1998)
Puntuación: 5

Director: Nick Hamm
Reparto: Monica Potter, Joseph Fiennes, Rufus Sewell, Tom Hollander
Sinopsis: Frank, Daniel y Laurence son tres londinenses amigos de toda la vida. En un viaje de vuelta a Londres, Daniel se enamora de Martha, una joven americana dispuesta a comenzar una nueva vida en Inglaterra. Pero la chica le da plantón al día siguiente. Daniel explica la triste historia a sus amigos. Casualmente, Frank conoce a Martha paseando por un parque y también se enamora de ella. El lío no acaba aquí. Sin que ninguno de sus dos amigos lo sepa, Laurence también a conocido a Martha, y ha caído seducido por sus encantos.

Helena de Troya (2003)
Puntuación: 6

Director: John Kent Harrison
Reparto: Sienna Guillory, Rufus Sewell, Matthew Marsden, John Rhys-Davies, Maryam d'Abo, Stellan Skarsgård
Sinopsis: Aunque está casada con Menelao, rey de Esparta, Helena se enamora locamente de Paris, un apuesto príncipe troyano. Los amantes huyen juntos a Troya, donde el padre de Paris, el rey Príamo, les brinda asilo. Decidido a recuperar a Helena, Agamenón, el despiadado hermano de Menelao, acaudilla el temible ejército espartano llevándolo hasta la costa de la ciudad fortificada.

Cinema Paradiso (1988)
Puntuación: 10

Director: Giuseppe Tornatore
Reparto: Philippe Noiret, Jacques Perrin, Salvatore Cascio, Agnese Nano, Brigitte Fosey, Marco Leonardi
Sinopsis: Cinema Paradiso es una historia de amor por el cine. La película narra la historia de un niño de un pueblecito italiano, en el que el único pasatiempo es disfrutar de las películas del cine Paradiso. Subyugado por las imágenes en movimiento, Salvatore cree ciegamente que el cine es magia, pero, un día, Alfredo, el operador, accede a enseñarle al pequeño los misterios y secretos que se ocultan detrás de una película. Salvador va creciendo y llega el momento en el que debe abandonar el pueblo y buscarse la vida. Treinta años después, recibe un mensaje, en el que le comunican que debe volver a casa.

Jean de Florette (1986)
Puntuación: 10

Director: Claude Berri
Reparto: Yves Montand, Gérard Depardieu, Daniel Auteuil, Elisabeth Depardieu, Ernestine Mazurowna
Sinopsis: Un campesino francés y su familia sufren las calamidades de una prolongada sequía y las presiones de un despiadado terrateniente que quiere comprarles la tierra. Para lograrlo, les anega un pozo de agua.

Manon des sources (1986)
Puntuación: 10

Director: Claude Berri
Reparto: Yves Montand, Daniel Auteuil, Emmanuelle Béart, Hippolyte Girardot, Margarita Lozano, Yvonne Gamy
Sinopsis: Manon, la hija de Jean de Florette, ha crecido. Sabe que Le Papet y Ugolin son responsables de la muerte de su padre. Su venganza comienza cuando revela a todo el pueblo secretos guardados desde hace años.

Manhattan (1979)
Puntuación: 9

Director: Woody Allen
Reparto: Woody Allen, Diane Keaton, Michael Murphy, Meryl Streep, Mariel Hemingway, Anne Byrne
Sinopsis: Isaac Davis, un neoyorquino de mediana edad tiene un trabajo que odia, una novia de 17 años a la que no ama y una ex esposa lesbiana a la que desearía estrangular, porque está escribiendo un libro en el que cuenta las intimidades de su matrimonio. Cuando conoce a Mary, la sexy y snob amante de su mejor amigo, se enamora perdidamente de ella. La idea de dejar a su novia, acostarse con Mary y abandonar su trabajo supone para él el comienzo de una nueva vida.

Todas las mañanas del mundo (1991)
Puntuación: 7

Director: Alain Corneau
Reparto: Gérard Depardieu, Jean-Pierre Marielle, Anne Brochet, Caroline Sihol, Guillaume Depardieu
Sinopsis: Francia, Siglo XVII. Narra la historia del maestro de viola más importante de todos los tiempos y su relación con un alumno en la corte de Luis XIV de Francia.

Le nom des gens (2010)
Puntuación: 9

Director: Michel Leclerc
Reparto: Jacques Gamblin, Sara Forestier, Zinedine Soualem, Carole Franck
Sinopsis: El padre de ella es argelino; la madre de él es judía. Ella es un espíritu libre, él tiene una mente cuadriculada. Ella es provocativa y desvergonzada, él es discreto y, desde hace años, vive abrumado por un gran sentimiento de culpa. Ella es promiscua, él es hombre de una sola mujer. Baya Benmahmoud y Arthur Martin son dos personas antagónicas, pero cuando Cupido entra en juego, la lógica salta por los aires.

Novecento (1976)
Puntuación: 8

Director: Bernardo Bertolucci
Reparto: Gérard Depardieu, Robert De Niro, Dominique Sanda, Stefania Sandrelli, Donald Sutherland, Burt Lancaster
Sinopsis: En el año 1901, en una finca del norte de Italia, nacen el mismo día el hijo de un terrateniente y el hijo de un bracero que serán amigos inseparables, aunque su relación se verá nublada por sus diferentes actitudes frente al fascismo. Drama que hace un complejo recorrido político y social por la Italia del siglo XX.

La última estación (2009)
Puntuación: 8

Director: Michael Hoffman
Reparto: Christopher Plummer, Paul Giamatti, James McAvoy, Helen Mirren
Sinopsis: Drama histórico y biográfico sobre el legendario escritor ruso León Tolstói, su mujer Sofya y sobre Valentin Bulgakov, su discípulo más aventajado. El film ilustra además la batalla espiritual que tuvo que librar el novelista para conciliar la fama y el compromiso con una vida extraordinariamente austera.

 

En cuanto a series, me ha sorprendido Broadchurch. Es un drama considerable, pero muy interesante. La investigación policial está muy bien desarrollada. Todos parecen sospechosos y todos te mantienen en una tensión constante. David Tennant hace un papel magnífico -mucho más convincente que en Espías de Varsovia, otra de sus últimas miniseries, bastante prescindible-.

Broadchurch (2013)
Primera temporada: 8 capítulos
Puntuación: 8

Director: James Strong, Euros Lyn
Reparto: David Tennant, Olivia Colman, Jodie Whittaker, Andrew Buchan, Vicky McClure
Sinopsis: El asesinato de un niño en una pequeña ciudad costera lleva la histeria a los medios de comunicación, lo que podría destruir la paz de la comunidad.

Vikings (2013)
Primera temporada: 9 capítulos
Puntuación: 7

Director: Michael Hirst
Reparto: Travis Fimmel, Clive Standen, Katheryn Winnick, Gabriel Byrne, Jessalyn Gilsig
Sinopsis: Sigue las aventuras de Ragnar Lothbrok, el héroe más grande de su época. La serie narra las sagas de la banda de hermanos vikingos de Ragnar y su familia, cuando él se levanta para convertirse en el rey de las tribus vikingas. Además de ser un guerrero valiente, Ragnar encarna las tradiciones nórdicas de la devoción a los dioses, la leyenda dice que él era un descendiente directo de Odín, el dios de la guerra y los guerreros.

Dos hombres y medio (2012)
Décima temporada: 23 capítulos
Puntuación: 6

Director: Chuck Lorre, Lee Aronsohn
Reparto: Ashton Kutcher, Jon Cryer, Angus T. Jones, Conchata Ferrell
Sinopsis: Charlie Harper es un soltero con dinero que tiene una casa en la playa y gran éxito con las mujeres. Pero su informal estilo de vida en Malibú es interrumpida con la llegada de su hermano Alan, muy deprimido tras afrontar un divorcio, y de su hijo de 10 años, Jake.

Doctor Who (2013)
Séptima temporada: 14 capítulos
Puntuación: 7

Director: Steven Moffat, Mark Gatiss
Reparto: Matt Smith, Jenna-Louise Coleman, Karen Gillan, Arthur Darvill
Sinopsis: El Doctor es un aventurero que viaja por el tiempo y el espacio visitando desde fantasmas del pasado hasta alienígenas del futuro, desde el día que la Tierra murió en una bola de fuego hsta el fin del universo.

Murder on the Home Front (2013)
Miniserie de 2 capítulos
Puntuación: 5

Director: Geoffrey Sax
Reparto: Tamzin Merchant, Richard Bremmer, James Fleet
Sinopsis: La serie se basa libremente en las memorias de Molly Lefebure, que trabajaba para el patólogo Keith Simpson durante la Segunda Guerra mundial. La historia nos sitúa en el Blitz londinense, con gente que sacaba provecho de la situación para cometer asesinatos y no dejarse cazar. Kenny encarna al doctor Lennox Collins, un patólogo que se adentra en el mundo criminal y que entonces forma equipo con Molly Cooper. Juntos, van a descubrir a un asesino en serie que utiliza el Blitz para disimular sus acciones.