Miguel Ángel en San Pedro del Vaticano

12/27/2009 Beldz 4 Comments


San Pedro del Vaticano
, como sede de la cristiandad, ha sufrido serias modificaciones a lo largo de los años, con la finalidad de convertirlo en el edificio más representativo y suntuoso del arte sacro católico. En 1503, cuando el Papa Julio II accedió al trono pontificio, insistió en abordar un ambicioso plan artístico, consistente en modificar la antigua basílica constantiniana para levantar un gran templo con cúpula.

El arquitecto que diseñó el primer plan fue Bramante; su proyecto consistía en una planta de cruz griega centralizada rematada por cinco cúpulas y cuatro torres. No obstante, poco tiempo después, Bramante moría dejando inconclusa la obra. Su sucesor, Rafael, presentó un planteamiento totalmente diferente, basado en una estructura con planta de cruz latina, dividida en tres naves, tres ábsides con deambulatorio, y un nártex de entrada. Esta nueva propuesta no llegaría a llevarse a cabo, pues Rafael moría en 1520, cinco años después de entregar los planos de la obra. El siguiente sucesor, Antonio da Sangallo el Joven, continuó el proyecto de Bramante, aunque con modificaciones; la incorporación de un nuevo cuerpo de entrada, más alargado, eliminaba el concepto de planta de cruz griega centralizada, y mantenía los ábsides con deambulatorio. A su muerte, en 1546, le sucedió Miguel Ángel, partidario del diseño centralizado de Bramante, el cual continuó y añadió una fabulosa cúpula, hecha por él -y terminada por Giacomo della Porta-. Ya en el siglo XVII, bajo el papado de Pablo V, se ordenó el retorno a la planta de cruz latina, cosa que ampliaba considerablemente el espacio utilizado hasta ahora; su arquitecto, Carlo Maderno, diseñó una nave longitudinal tripartita y una fachada horizontal -para que ésta no impidiera la visión de la magnífica cúpula miguelangelesca, pues con el alargamiento de la iglesia había quedado desplazada-, tal y como la podemos observar hoy en día. El proyecto se completó con la columnata oval de Bernini.

Como curiosidad, os pongo una carta que Miguel Ángel envió a Bartolomeo Ferratino, obispo y canónico de San Pedro, con la intención de informarle de sus ideas acerca de este proyecto:

"Miguel Ángel en Roma
a Bartolomeo Ferratino en Roma
Finales de 1546 o comienzos de 1547


Sobre la fábrica.

Messer Bartolomeo, querido amigo, no se puede negar que Bramante no fuese excelente entre los que han profesado la arquitectura desde la Antigüedad hasta aquí. Él realizó el primer plan de San Pedro, no lleno de confusión sino claro y preciso, luminosa y despejada de los alrededores, de modo que no molestaba en nada a ningún edificio del Palacio, y fue considerada bella, como todavía es manifiesto. Y me parece que quien se ha desviado del dicho orden de Bramante, como ha hecho Antonio da Sangallo, se ha desviado de la verdad, y que es así, quien lo mira con ojos no partidistas, lo puede ver su modelo. Éste, con ese círculo que hace por fuera, lo primero es que quita toda la luz a la planta de Bramante, y no sólo eso, sino que tampoco permite nuevas entradas de luz en su parte, y tantos escondites crea arriba y abajo, y tan oscuros, que ofrece una gran oportunidad para infinitos crímenes: como esconder secretamente a bandidos, hacer moneda falsa, violar monjas y otras canalladas, de modo que al caer la tarde, cuadno dicha iglesia se cerrase, se necesitarían veinticinco hombres para buscar a quienes se quedasen escondidos dentro, y con mucho trabajo los encontrarían, tal y como está planteada. Y además habría otro inconveniente, que con la circunferencia añadida, que en el modelo se sale de la composición de Bramante, sería forzoso derribar la capilla de Pablo, las estancias de los portadores del Sello, la del Tribunal de la Rota, y muchas más, la capilla de Sixto, creo, no saldría ilesa".


Planta de Bramante
Planta de Rafael

Planta de Antonio da Sangallo
Planta de Miguel Ángel


Sección de la cúpula de Miguel Ángel
Planta de Carlo Maderno



Para más información:

Autor: Miguel Ángel Buonarroti
Título: Cartas

Editorial: Alianza

Colección: Arte

Páginas:
320
Precio: 8.00€


El antiguo "Burgtheater" de Viena

12/26/2009 Beldz 0 Comments


El antiguo teatro imperial de Viena
, hoy desaparecido, se ubicaba en la Michaelerplatz, una de las calles más céntricas de la ciudad. Fundado por la emperatriz María Teresa de Austria en 1741 -sobre una antigua sala de baile-, se convirtió rápidamente en uno de los teatros más importantes del mundo. En él, se estrenaron óperas tan conocidas como "Die Entführung aus dem Serail" (El rapto en el serrallo), "Le nozze di Figaro" o "Cosí fan tutte", de Mozart; la primera sinfonía de Beethoven, o la obra de teatro "Egmont", escrita por Johann Wolfgang von Goethe, para la cual Beethoven creó el acompañamiento musical; también el "Herodes und Marianne" del dramaturgo Friedrich Hebbel, fueron algunas de las más conocidas obras que tuvieron la oportunidad de estrenarse en este teatro, que llegó a acoger alrededor de mil espectadores.

En octubre de 1888, se trasladó a la Ringstrasse. El nuevo edificio fue diseñado por Gottfried Semper y Karl Freiherr von Hasenauer, aunque ha sido restaurado en diversas ocasiones, especialmente después de la segunda guerra mundial, cuando fue seriamente dañado. Actualmente, es uno de los teatros nacionales más importantes de la capital austríaca.

El antiguo Burgtheater, conocido como "Theater nächst der Burg"

Gustav Klimt - El antiguo Burgtheater (1888)
Reproducción del Hofburgtheater alrededor de 1900


El actual Burgtheater o K.K. Hofburgtheater


Palais des Rois de Majorque

12/22/2009 Beldz 2 Comments


En Perpinyà, capital de la comarca del Rosselló (sur de Francia), se situa uno de los palacios medievales más emblemáticos del Mediterráneo occidental. El palacio de los reyes de Mallorca fue construido por el rey Jaume II, hijo de Jaume I el Conqueridor y Violant d'Hongria, a finales del siglo XIII, cuando Perpinyà se convirtió en la capital del Reino de Mallorca. De estilo gótico, el palacio-fortaleza se usó como residencia temporal; por ello, podemos encontrar entre sus muros las estancias del rey y de la reina, la capilla, la sala del trono, la cocina, y diversos patios, alrededor de los cuales se distribuyen todas las demás salas.


Murallas exteriores
Entrada principal


Fachada occidental
Foso

Visitar el palacio fue la principal razón para emprender el viaje hacia Perpinyà. El edificio se encuentra en un promontorio en el centro histórico de la ciudad. Llegar hasta allí nos resultó un poco dificultoso, pues hay muy poca señalización y los callejones estan bastante mal cuidados. De hecho, me sorprendió que una ciudad con tal fama no destine suficientes recursos a rehabilitar la zona. Así, subiendo una de esas pequeñas calles, vimos a lo lejos las murallas que rodean el palacio, reforzadas y mejoradas en el siglo XVII por el prestigioso ingeniero militar Sébastien Le Preste, más conocido como Vauban. Accedimos al palacio por unas amplias y largas escaleras que llevaban directamente a un jardín, dominado por la fachada occidental del palacio y la torre del homenaje. Cruzando la entrada, vimos el patio central con sus anchos arcos de medio punto y, en el segundo piso, la magnífica capilla, las estancias de los reyes y la sala del trono.


Patio central


Vista de la capilla desde el patio central
Entrada a la capilla


Interior de la capilla
Sala del trono


La pirámide de Kukulcán

12/16/2009 Beldz 4 Comments


Hacía unas semanas que no actualizaba el blog, y la verdad es que ya tenía ganas de retomarlo; una presentación oral sobre la Argentina de Perón me ha tenido bastante ocupada. Así pues, cambiaré un poco la tónica que estava tomando últimamente, y os presentaré, de manera breve, una de las pirámides más espectaculares de la América precolombina.



La pirámide de Kukulcán se encuentra en Chichén Itzá, en la Península del Yucatán, México, y fue construida por los mayas en el siglo XII. Su perfecta forma geométrica y escalonada, rematada por un pequeño templo, es el resultado de la perfección que esta civilización alcanzó en el terreno de las matemáticas y la astronomía.

La arquitectura religiosa precolombina tiene unas características propias que la diferencian de las iglesias y centros de culto occidentales. La tradición pagana y las actividades ritualísticas de estas antiguas civilizaciones tenían un carácter totalmente abierto. Los cultos se realizaban en grandes plazas alrededor de estos templos cerrados y sin acceso para el pueblo raso. El espacio estaba entendido como un lugar ceremonial rodeado por unas estructuras que lo delimitaban y le daban un sentido simbólico. Con la llegada de los españoles en esta zona, a principios del siglo XVI, y su intento de erradicar todo culto que chocara frontalmente con sus intereses, empezó la amalgama de conceptos. De la práctica ritual en espacios abiertos se pasó, progresivamente, al espacio cerrado occidental, a pesar de la inicial resistencia indígena. Fue entonces cuando estas muestras espectaculares de arte, empezaron a ser abandonadas y a convertirse en antiguos vestígios de la historia de esta región.