La leyenda artúrica en imágenes (II)

10/31/2009 Beldz 6 Comments


En la actualidad, la recuperación de las leyendas artúricas, así como de los ciclos épicos irlandeses, galeses o ingleses, parece indiscutible. A pesar de ello, el celtismo de hoy en día poco tiene que ver con las tribus celtas que llegaron a las islas ya en tiempos del Imperio Romano. La reinterpretación de los símbolos hace que ahora vivamos inmersos en una tradición desvirtuada, pero que a la vez nos fascina. La leyenda artúrica es, entre muchos otros, el resultado de esta transformación, materializada ya en época medieval: de un posible caudillo britano apareció un fabuloso rey, gobernador de un reino idealizado, que convivía con apuestos y valientes caballeros.

La imagen de John Howe, pintor de lo fantástico y principal ilustrador de la obra de J.R.R. Tolkien, es una buena muestra del imaginario artúrico actual. La ficción y lo fabuloso se reúnen en este maravilloso lienzo, así como en la obra del americano Scott Gustafson.


Arthur Hacker - The Temptation of Sir Percival (1894)
John William Waterhouse - The Lady of Shalott (1888)

Edmund Blair-Leighton - Tristan and Isolde (1902)
Sophie Anderson - Elaine (1870)

Scott Gustafson - Merlin and Arthur (2006)
John Howe - Sir Gawain and the Green Knight (1995)



El cristianismo medieval irlandés: Clonfert

10/14/2009 Beldz 4 Comments


El monasterio de Clonfert
, ubicado en el condado de Galway, fue fundado a mediados del siglo VI por San Brandán "el navegante", un evangelizador irlandés conocido, sobre todo, por ser el protagonista de un relato medieval escrito hacia el siglo XI: la Navigatio Sancti Brandani. El monasterio se convirtió en uno de los más importantes de Irlanda, llegando a albergar una numerosa comunidad de monjes. La tradición cuenta que el mismo San Brandán fue enterrado bajo sus muros.

Desgraciadamente, tan sólo su iglesia ha llegado hasta nuestros días: ésta fue reconstruida a finales del siglo XII, aunque con los años se incorporaron nuevos elementos: los más destacados se llevaron a cabo en el siglo XV, cuando se insertó el arco del presbiterio, así como diversos ventanales góticos; y en el siglo XVII, cuando fue nuevamente restaurada debido a un derrumbamiento.


Mayoritariamente de estilo románico, el edificio es de sumo interés por el espectacular pórtico, atribuido a Peter O'Moore, obispo de Clonfert desde 1161 a 1171. La entrada está compuesta por seis órdenes de arcadas, decoradas a base de figuras geométricas y elementos vegetales y animales, y un puntiagudo tímpano ornamentado con arcos de medio punto, elementos triangulares florales y cabezas humanas, quizá de influencia escandinava o celta, que podrían simbolizar las cabezas cortadas de los enemigos vencidos. De esta manera, podemos ver cómo las creencias paganas aún pervivían tiempo después de que la isla fuera evangelizada por San Patricio en el siglo V.
  • Para más información:
Clonfert Cathedral


ACTUALIZACIÓN

Encontraréis publicada "La navegación de San Brendán" en la colección Clásicos Latinos medievales y renacentistas de la editorial Akal.

Robert the Bruce

10/03/2009 Beldz 7 Comments


Robert Bruce (1274 - 1329)
fue rey de Escocia desde 1306 hasta 1329. Nacido en el castillo de Turnberry, en el seno de una noble familia procedente de la región de Ayrshire, en el suroeste de Escocia, era hijo de Robert de Brus, sexto Lord de Annandale, y Marjorie, condesa de Carrick. Robert the Bruce llegaría a convertirse en un héroe del nacionalismo escocés, honrado actualmente por haber liderado la lucha contra los ingleses por la independencia del país.

Por aquel entonces, la corona escocesa estaba en manos del rey Alejandro III, apodado "El glorioso" (1249 - 1286). A su muerte, el reino lo heredó su nieta Margarita (1286 - 1290) con tan sólo tres años de edad. La temprana juventud de la reina hizo que el rey Eduardo I de Inglaterra (1272 - 1307) se planteara casarla con su heredero con la finalidad de unificar ambos territorios. La súbita muerte de Margarita en 1290 desbarató los planes del rey inglés y desencadenó una lucha por el poder en el territorio escocés entre la família de los Bruce y la de los Balliol. Juan de Balliol (1292 - 1296), con ayuda de Eduardo I, consiguió coronarse rey de Escocia y se puso al servicio de Inglaterra. En 1295, Juan se negó a prestar su ejército a Eduardo I para combatir a los franceses, pues con anterioridad habían firmado un tratado con Francia. Esta decisión provocó la invasión de las fuerzas inglesas, que acabaron derrotando a las escocesas en la batalla de Dunbar (1296) y forzaron a abdicar a su rey, Juan de Balliol.


Monumento dedicado a William Wallace (cerca de Stirling)
Iglesia de Grey Friars (Dumfries)

A todo este desbarajuste se le sumó Robert Bruce y el mismísimo William Wallace "Braveheart" (1270-1305), contrarios a la invasión de Eduardo I de Inglaterra. Una de las derrotas inglesas más importantes se produjo en la batalla del puente de Stirling (1297), con una contundente victoria de Wallace. Este período es conocido como la primera guerra de independencia escocesa.

Mientras se producían los ataques ingleses, y ya muerto William Wallace (1305), se desató una guerra civil: Robert the Bruce reclamó el trono que, según él, le pertenecía por derecho, aunque tuvo que enfrentarse con uno de los nobles más poderosos de la región, John Comyn, sobrino de Juan de Balliol. Se dice que Robert Bruce eliminó a su rival en la iglesia de Grey Friars, en Dumfries, y logró coronarse como rey en Scone, en la región de Perth, el 25 de marzo de 1306. Esta acción hizo reaccionar a los partidarios de Comyn y al mismo rey Eduardo I de Inglaterra. Robert Bruce fue derrotado en la batalla de Methven (junio de 1306), pero la muerte del rey inglés a principios de julio de 1307 provocó la reacción de los escoceses aliados de Bruce, que ganó en la batalla de Glen Trool (abril de 1307) y en la batalla de Loudoun Hill (mayo de 1307). Con el reconocimiento de Robert Bruce como rey de Escocia, se produjo, años más tarde, la batalla de Bannockburn (24 de junio de 1314). Esta nueva contienda entre escoceses e ingleses, supuso la independencia provisional de Escocia y la consolidación de Bruce en el poder.

Robert the Bruce moría el 7 de junio de 1329, dejando a David como sucesor al trono. Hijo de Robert y de su segunda esposa, Isabel de Burgh, reinaría en Escocia desde 1329 hasta 1371, año de su muerte.


Estatua ecuestre de Robert the Bruce
(Bannockburn, Stirling)



Estatua de Robert the Bruce
(Castillo de Stirling)