La catedral de Aquisgrán

5/09/2008 Beldz 2 Comments


La vieja ciudad romana de Aquae Grani, que disponía de aguas termales y estaba situada en un punto estratégico que permitía el acceso rápido a los principales puntos de la frontera con Germania, se convirtió bajo Carlomagno en una urbe de considerable importancia. El emperador fijó aquí su corte y más tarde, entre los años 936 y 1531, fue la sede de la coronación de los emperadores. Así, la ciudad, cuyo nombre en alemán es Aachen, fue conocida entre los franceses como Aix-la-Chapelle.

Cuando se instaló en la ciudad, Carlomagno mandó construir su palacio, del cual se conserva la famosa capilla octogonal, que se transformó más tarde en el núcleo inicial de la catedral, y la sala de la coronación. La catedral comenzó a construirla, en el 798, el arquitecto Odón de Metz, quién, siguiendo las instrucciones del emperador, incorporó la mencionada capilla palatina. Las obras finalizaron en el 805, año en que se consagró. Como modelo se recurrió a la iglesia de San Vital de Rávena, en Italia. Se trata de un magnífico edificio de planta octogonal que aparece cubierto por una cúpula de ocho secciones decorada con unos mosaicos típicamente bizantinos que muestran la riqueza del conjunto y de sus materiales de ejecución. El interior del recinto aparece dividido en dos pisos, que están separados mediante arcos de medio punto siguiendo el modelo bizantino, pero introduciendo nuevos elementos que le confieren una gran verticalidad, como son las dos hileras de columnas del piso superior. En el lado oriental existía un ábside rectangular y en el occidental un atrio que, aunque formando una unidad independiente, aparecía unido al resto del edificio y se caracterizaba por las dos torres redondas, provistas en su interior de escaleras, que lo flanqueaban. Esta estructura inicial de la catedral se modificó en siglos posteriores, particularmente durante el siglo XV, hasta dar como resultado la actual catedral gótica; así, por ejemplo, el ábside original se convirtió en el actual coro gótico y se añadieron cinco capillas, una de ellas barroca y cuatro góticas. A pesar de estas incorporaciones, la catedral mantiene intacto su espíritu original.

La idea imperial de Carlomagno le hizo dar el impulso del primer renacimiento que conoció Europa tras la caída del Imperio romano, que se denominó renacimiento carolingio. Carlomagno atrajo a su corte a multitud de artistas, científicos y pensadores de la época, entre ellos al famoso Alcuino de York, uno de los principales colaboradores del emperador en esta tarea, y transformó Aquisgrán en el centro cultural más importante de Europa en esos años de la Edad Media.

  • Imágenes
  1. Exterior de la catedral de Aquisgrán o Aix-la-Chapelle. Se pueden distinguir los grandes ventanales con figuraciones, pináculos y contrafuertes típicos del período gótico.
  2. Planta del conjunto imperial, conformado por la capilla palatina, las dependencias y la sala de recepción, también conocida como Aula Regia.
  3. Interior de la capilla de Aquisgrán, donde se aprecia su estructura en dos pisos. En el lado opuesto se situaba el trono del emperador; lugar privilegiado y elevado que ocupaba Carlomagno durante el oficio de la misa. El trono estaba dispuesto de tal manera que quedaba alineado con el altar, pues era también un lugar estratégico para que el emperador pudiera ver el oficio a la perfección.