Cerrado por vacaciones

7/26/2007 Beldz 2 Comments


Tal y como dice el título me voy de vacaciones hasta finales de agosto, por lo que en este tiempo no actualizaré el blog, ya que allí a dónde voy no hay internet. ¡Espero que todos los que os pasáis por aquí alguna que otra vez tengáis unas buenas vacaciones!

Os dejo con una imagen de Irvine Peacock llamada "Castle of Illusion"; espero que os guste.


Los santuarios griegos

7/23/2007 Beldz 2 Comments


A grandes rasgos, los dioses olímpicos recibían culto en los santuarios. En el recinto sagrado (thémenos), el edificio principal era el templo, que albergaba la estatua de la divinidad venerada. El templo tenía a su alrededor una columnata, regida por las leyes de la perspectiva y, a menudo, estaba decorado con esculturas alusivas a los mitos asociados con la divinidad. Delante del templo, que daba al sol naciente, se hallaba el altar en el que sacerdotes o sacerdotisas realizaban los sacrificios ante los devotos, quienes se cobijaban bajo unos porches llamados "stoas". Rodeando el templo había estatuas votivas y otras ofrendas de los fieles. Los que no podían permitirse ofrendar costosas imágenes de bronce o de mármol compraban estatuillas de terracota; éstas se colocaban durante algún tiempo en la escalinata del templo y después eran enterradas en zanjas sagradas, que son hoy una fuente valiosísima para nuestro conocimiento del arte y la religión griegos.

Fue un santuario panhelénico muy importante el de Apolo en Delfos. Su emplazamiento se encuentra en la ladera de una montaña rocosa. En primer término se pueden ver las gradas del teatro, con el templo de Apolo detrás, dónde aún se puede divisar su estructura fundamental.
También se debe citar La Acrópolis de Atenas, dónde se ubicaba el principal santuario de la ciudad clásica. Se eleva abruptamente sobre el llano y domina el conjunto de la población. En la segunda imagen se pueden ver las puertas de entrada, los llamados Propileos, con el pequeño templo de Atenea Niké a la derecha. Al fondo se eleva el Partenón o templo de Atenea Partenos, diseñado por el arquitecto Ictinos y construido entre el 447 y el 432 a.C. Su supervivencia parcial se ha debido a que fue transformado primero en una iglesia y, después, en mezquita. Pero la mayoría de sus esculturas decorativas fueron destruidas o se deterioraron con el paso del tiempo. Dentro del Partenón se alzó, originariamente, la famosa estatua crisoelefantina de Atenea, obra del escultor Fidias.
La Acrópolis también es famosa por las "cariátides", conocidas como las "estátuas-columna", situadas en el Erecteion, otro de los templos de la citada Acrópolis.

En la Grecia antigua hubieron muchísimos santuarios, los cuáles no han llegado hasta nuestros días. Actualmente son pocos los santuarios que se conocen y la gran mayoría sólo conservan los cimientos, por lo que se hace difícil imaginárselos en pleno funcionamiento y con todo su esplendor. Otro de los que se tiene constancia y que paso a citar fue el santuario de Zeus en Olimpia.

  • Imágenes (por orden de aparición):
- El templo de Apolo en Delfos
- La Acrópolis de Atenas
- Las cariátides del Erecteion

  • Para más información:
Título: Los templos griegos
Autor: Tony Spawforth
Formato: Cartoné, 240 páginas
Editorial: Akal
Precio: 40€

La abadía de Corvey

7/15/2007 Beldz 0 Comments


La abadía benedictina de Corvey está situada en la región de Westfalia, en Alemania, y fue fundada en el siglo IX (822) por una colonia de monjes procedentes de Corbie en la Picardía, no lejos de Saint-Riquier, una de las iglesias de fundación carolíngia más importantes, situada en lo que hoy llamamos Francia.

Las construcciones del período carolíngio se caracterizaron por poseer, entre otras cosas, el llamado Westwerk o cuerpo occidental, que funcionaba prácticamente como una iglesia independiente. Aquí se podía realizar la litúrgia porque había altares y, además, en algunas de estas iglesias, se colocaba la tribuna real (espacio reservado ya visto, por ejemplo, en Aquisgrán, la sede oficial del imperio de Carlomagno), desde dónde el rey asistía al oficio.

El Westwerk de Corvey es una muestra del legado carolíngio en Germania; La influencia arquitectónica llegó a Corvey desde Saint-Riquier, en Francia, a través de Corbie. Aunque su traza, por ser germánica, es más pesada y menos refinada que la que se supone fue la de Saint Riquier (ya que no se conserva casi nada de ella), es una buena muestra de las conservadas actualmente, pese a que, hacia 1146, se reformó la parte central de su fachada elevándola aún más.

Desde el punto de vista de las evoluciones posteriores, este cuerpo occidental de Corvey tiene menos importancia que su cabecera original. La cabecera tenía naves laterales terminadas en sendas capillas, y comunicadas entre sí por un corredor anular que ceñía por fuera el gran ábside; detrás del corredor se abría una capilla cruciforme, situada sobre el eje principal. Aquí tenemos sin duda el germen del esquema de la cabecera con ábside, deambulatorio y capillas radiales que es una de las aportaciones más logradas de la Edad Media a la arquitectura religiosa. Las iglesias alemanas, durante generaciones, solucionaron las cabeceras con esquemas más simples. La idea sería desorrallada y organizada principalmente en el área de Francia.

Sir Gawain and the Green Knight

7/08/2007 Beldz 2 Comments


Título: Sir Gawain y el Caballero Verde
Autor:
Anónimo, siglo XIV
Editorial:
Siruela, 1998
Nº de páginas:
144
Precio:
12,50€

Argumento:

Aquel día, primero de año nuevo, irrumpió en la corte de Camelot un gigantesco y pavoroso caballero. Su piel, su frondosa barba y toda su ropa y su caballo eran tan verdes como la hierba. Los presentes se quedaron inmóviles, con los ojos clavados en el desconocido, que reta a toda la corte con una prueba aún más asombrosa.


Así comienza Sir Gawain y el Caballero Verde, sin duda el texto artúrico más perfecto de las letras inglesas, un poema aliterativo del siglo XIV que Tolkien ha situado en la cumbre de la literatura medieval. Fantasía, movimiento, viveza en los detalles, son algunas de las características principales del anónimo autor de este relato, cuyos episodios se suceden como láminas de un libro de horas. Pero la compleja arquitectura de este poema invita a una doble lectura, como establece el sentido alegórico medieval; por un lado, las pinceladas realistas que nos acercan a una época, a sus detalles cotidianos y a su sistema de valores; por otro, un preciso laberinto de símbolos que, como un itinerario paralelo, nos abre a nuevas y múltiples áreas de significación.